Artroscopia de rodilla

¿QUÉ ES LA ARTROSCOPIA?

cirugia artroscopia Dr. Sastre

La artroscopia es un procedimiento quirúrgico que se usa en Traumatología y Cirugía Ortopédica para diagnosticar y, al mismo tiempo, en muchas ocasiones tratar, diversos problemas y enfermedades que se localizan en el interior de una articulación. Su uso es habitual en España desde los años setenta pro lo que la consideramos aún como una técnica nueva y en continuo avance y expansión.

Lo novedoso de la artroscopia frente a los procedimientos quirúrgicos habituales es que el cirujano puede ver la articulación en su totalidad mediante un instrumento óptimo de pequeño tamaño llamado artroscopio, cuya magen se recoge por medio de una cámara de televisión tan sólo con una mínima incisión que apenas deja cicatriz en el paciente. El instrumento óptico magnifica la imagen e incorpora una fuente de luz para visualizar la articulación en su totalidad. Es, por tanto, un método muy poco invasivo, que permitirá, en general, acotar los tiempos de ingreso hospitalario (puede darse de alta en el mismo día en muchas ocasiones) y conseguir una recuperación precoz.

torre de artroscopia

¿QUÉ PATOLOGÍA SE PUEDE TRATAR CON LA ARTROSCOPIA?

           Enfermedades de diverso tipo y los traumatismos, pueden dañar el hueso, el cartílago, los ligamentos, los meniscos, los tendones y los músculos. Algunas de las situaciones que más frecuentemente precisan artroscopia para ser diagnosticadas y/o tratadas son:

· Lesión de ligamento cruzado (anterior y posterior) de la rodilla.

El ligamento cruzado anterior (LCA) es el ligamento aislado con una función de estabilidad más importante. Se denomina así porque cruza en “X” con el cruzado posterior y tiene una dirección antero-posterior y medio-lateral.

LCA parcial LCA

La lesión ligamentosa intraarticular más frecuente es la rotura del LCA y suele producirse por una torsión lateral de la pierna.

 

Si se asocia a la rotura del menisco interno y del LLI (ligamento lateral interno), se denomina la “tríada “, tan frecuente en los futbolistas. En una persona joven, medianamente activa, con molestias y sensación de fallo, hay que reconstruir el LCA ya que a medio plazo suele provocar una degeneración precoz de la articulación y predispone a lesión de los meniscos.

 

La cirugía consiste en la sustitución del LCA dañado por una plastia de tendones propios del paciente (rotuliano o isquiotibiales) o de donante (rotuliano, Aquiles).

CIMG0066 IMG_4373 aloinjerto peroneo

El LCP (ligamento cruzado posterior) es el ligamento más voluminoso de la rodilla y puede causar graves fenómenos de inestabilidad con desgaste del cartílago femoro-rotuliano y femoro-tibial a medio y largo plazo.

 

Se reconstruye con injertos tendinosos igual que el LCA, pero la técnica quirúrgica artroscópica es más compleja y en pocos centros se practica.

El resto de los ligamentos de la rodilla requieren generalmente cirugía abierta bastante compleja, que hace necesaria la valoración individualizada del paciente.

· Lesión meniscal

El menisco es un fibrocartílago que tiene funciones importantes dentro de la rodilla (amortiguación de las cargas, protección del cartílago articular, congruencia articular, lubricación articular, estabilidad articular).

 

 

En ocasiones, cuando la lesión es limpia, relativamente reciente y periférica, puede suturarse. Hay diversos sistemas de sutura: todo artroscópica y mixta (utilizada menos frecuentemente).

Hay lesiones que no se pueden reparar y deben ser resecadas, pero es imprescindible ser muy conservador a la hora de hacer un meniscectomía, siempre parcial.

 

También se realiza de manera artroscópica los trasplantes meniscales procedentes de donantes de tejidos.

· Desgaste o degeneración del cartílago articular.

El cartílago es una capa nacarada de baja fricción que recubre la parte articular de fémur, tibia y rótula de la rodilla. La causa más frecuente de patología del cartílago es la degenerativa (artrosis), pero también hay otras (osteocondritis disecante, infecciones, metabólica, reumática, traumática etc.). Según la edad, la actividad y las expectativas del paciente, existen varias técnicas quirúrgicas para reparar o reconstruir el cartílago. La reparación “in situ” se hace con agujas y tornillos reabsorbibles.

microfracturas 2 BSTCargel

Las lesiones no reparables se tratan mediante “microfracturas”, cruentación, “mosaicoplastia”. Un tratamiento muy novedoso en este campo que aporta esperanzadores resultados es el tratamiento mediante BST-Cargel, cuyos resultados han sido publicados en la prestigiosa revista Journal of Bone and Joint Surgery Am.

fibrocartilago

Las microfracturas y las técnicas de cruentación buscan revitalizar el tejido óseo subcondral para que se produzca cartílago. Este cartílago no es muy resistente por lo que estas técnicas sólo se emplean en casos de artrosis bastante avanzada. La mosaicoplastia consiste en la implantación de cilindros de cartílago y hueso del mismo paciente para rellenar los defectos en la rodilla.

· Fragmentos o cuerpos libres de hueso o cartílago en el interior de la rodilla.

· Inflamaciones de la membrana sinovial (enfermedades reumáticas como la condrocalcinosis)

condrocalcinosis 2 condrocalcinosis

Todos estos procedimientos estan encaminados a una reincorporación laboral y deportiva y a una mejoría del dolor rodilla.

 

VENTAJAS DE LOS PROCEDIMIENTOS ARTROSCÓPICOS

La principal ventaja para el paciente radica en la necesidad de incisiones muy pequeñas que generalmente conllevan una menor estancia hospitalaria y una más rápida recuperación. Muchos de ellos pueden abandonar el centro quirúrgico el mismo día de la operación. Además, las pequeñas incisiones ofrecen la posibilidad de obtener un resultado estético más apetecible, sobre todo en zonas expuestas del cuerpo. Sin embargo, recordaremos e insistiremos de nuevo en el hecho de que los pacientes que se sometan a cirugía artroscópica pueden tener diagnósticos muy diferentes y condiciones particulares previas que condicionarán su estancia en el hospital y su tiempo global de recuperación.

 

tratamiento artroscópico de las lesiones de en la con polímero de .  

 ¿CÓMO Y QUIÉN LLEVA A CABO LA ARTROSCOPIA?

Debemos tener en cuenta que, aunque mucho menos invasivo, la artroscopia es un procedimiento quirúrgico como cualquier otro y, por tanto, debe ser desarrollado sólo por cirujanos especialistas en Traumatología y Cirugía Ortopédica. Durante una artroscopia pueden surgir problemas imprevistos o la necesidad de abrir la articulación si resulta imposible resolver el problema mediante las pequeñas incisiones. En estos momentos, sólo un cirujano que, además de la artroscopia, domine el resto de las técnicas quriúrgicas de la especialidad, podrá llevar a buen término la intervención.

Además, una correcta artroscopia debe realizarse en un ambiente estéril de quirófano. Antes de iniciar la operación se aplica anestesia, que, según la articulación a operar, podrá ser local, regional, espinal o general. Su cirujano y anestesiólogo se encargarán de recomendar lo más apropiado en función del caso.
Se realizan pequeñas incisiones del tamaño de un ojal de botón para insertar el artroscopio y acceder al interior de la articulación introduciendo a través de ellas el artroscopio y el instrumental apropiado según el caso. Toda la operación es visualizada por el cirujano (y por el paciente, si es que lo desea y no está bajo anestesia general) en un receptor de televisión. Además, si se dispone de un aparato de video, el cirujano puede grabar cuantas imágenes desee.

cirugia artroscopica DR Sastre

Una vez finalizado la intervención, se cierran las pequeñas incisiones (muchos cirujanos prefieren no dar puntos de sutura para conseguir mejor resultado estético) y se aplica un vendaje salvo en casos que precisen inmovilización por algún motivo.

La mayoría de los procedimientos de artroscopia no prcisan más de uno o dos días de ingreso hospitalario. Antes del alta, el paciente debe recibir instrucciones sobre medicaciones y comportamientos a evitar. Si durante el postoperatorio apareciese fiebre, dolor excesivo o drenaje de líquido desde la herida, se deberá contactar de nuevo con el médico.

Debe tenerse en cuenta que el tiempo de recuperación es distinto para cada paciente y no debemos compararnos con amigos o conocidos que se hayan sometido a intervenciones similares. Cada paciente es distinto y ninguna artroscopia es igual. Ocasionalmente, durante el transcurso de la operación, el cirujano puede descubrir enfermedades o defectos que precisan de una cirugía más amplia que requiera abrir la articulación y que puede ser realizada en el mismo acto quirúrgico o bien, si la situación lo requiere, en un segundo tiempo.

 POSIBLES COMPLICACIONES

Desafortunadamente, y a pesar de tratarse de un método de mínima invasión, la artroscopia, como cualquier técnica quirúrgica, no está exenta de complicaciones. Aunque su incidencia es realmente pequeña, ocasionalmente y a pesar de realizar una adecuada profilaxis, pueden aparecer infecciones, flebitis (inflamaciones venosas), excesiva inflamación o sangrado y daño en los pequeños vasos y nervios cercanos a la zona operada. A ello, hay que añadir los que pueden derivar de la anestesia en sí.

 

La información presente en la web no remplaza si no complementa la relación médico-paciente y en caso de duda se debe consultar siempre con su médico de referencia.


Puede contactar conmigo a través del correo electrónico sastre@drsergisastre.com o mediante el formulario que encontrará en la sección “Contacto